Arquería Zen

Fotos Yamabushi 020

Historia

El arco antiguo

Resulta algo complicado decodificar los distintos tipos de arcos y clasificarlos en antiguos o modernos, primitivos o híbridos, contemporáneos, etc…se habla a menudo de arquería primitiva y por tal vamos a considerar a aquella rama de la toxofilia que se preocupa de mantener vivos aquellos arcos antiguos fabricándolos con todos los elementos, en lo posible, originales: herramientas, pegamentos y materiales.
Sería un arco primitivo, por ejemplo, el arco del indígena americano que se construye originalmente hasta el día de hoy. También lo sería, aquél longbow inglés construido con los materiales y las técnicas originales.
Valga esta aclaración para preocuparnos ahora de un tipo de arcos que, siendo fabricados con elementos modernos, imitan al primitivo en su forma, aspecto y performance. ¿deberíamos llamarlos réplicas o arcos antiguos? Cualquiera de las dos denominaciones me ayuda a separar a esos arcos del actual recurvo y del moderno longbow americanizado.

El arco asiático

Como veíamos en la sección de la historia de la arquería, el arco asiático podría considerarse como la génesis de gran parte de los arcos que conoció el hombre durante su devenir. Como tal debe considerarse a todos aquellos arcos que emergieron de asia desde remotas épocas, pudiendo uno remontarse en su busqueda, hasta los albores de la humanidad. Emergiendo de esas vasta zona, ayudaron en la conquista de pueblos e imperios, al ser
Disparados desde el caballo o desde los carros de guerra. El arco asiático se fue perfeccionando a medida que pasaba de un pueblo o territorio a otro.
Las características principales de este tipo de arco, es su forma recurvada, acentuada por la incorporación de las siyahs u orejas, y la utilización de cuerno, cuero y ligamentos sobre la madera base, todo esto para darle una mayor potencia. El arco asiático, debido a esta combinación de elementos, fue el primer arco compuesto de la historia, llamándosele composite. Son arcos más cortos que los otros y de una potencia apreciable. Sin lugar a dudas, ganan por belleza.
La utilización del caballo por estos arqueros, significó una potencición increible. Con una precisión sin igual, estos jinetes-arqueros causaban el terror en quienes intentaban conquistar o derrotar. El arco asiático y el caballo formaron una asociación perdurable en el tiempo la uqe se manifiesta en la arquería montada o arquería ecuestre del presente
Arqueros mongoles en batalla; notese la importancia del estribo
Presente y pasado:el arco y el caballo
Una de las principales utilidades que presta el arco asiático del presente, es en la arquería ecuestre, donde la habilidad por el caballo y el arco, permiten realizar competencias de tiro al blanco en pleno galope del animal.
Kassai lajos (magyar), padre de esta disciplina disparando su arco huno.notese la simetría entre la pala superior y la inferior. Este arco es el preferido por el para esta disciplina
Japón y mongolia actual
Dentro de los arcos asiáticos que se construyen hoy en día resaltan:
El arco coreano arco magyar arco turco arco mongol arco de los huno arco indo-persa arco japones
El longbow inglés
Los yeoman o arqueros ingleses, marcaron una diferencia y una total revolución en las tácticas militares del medioevo disparando sus longbows conocido como el arc o de guerra inglés.
El longbow inglés es un self bow es decir, un arco hecho de un sóla pieza de madera, habitualmente tejo. Encordado, toma la forma perfecta de una “d” sin poseer esa reflexión de las palas del longbow americanizado. Por su forma se le llama también, arco recto.
El arco del nativo norte americano
Sin lugar a dudas que las multiples películas y relatos sobre la vida, las costumbres y las batallas protagonizadas por estos nativos, ayudaron a despertar em muchos de nosotros, la pasión por el arco.esa pasión ha uqedado ahí, en los más profundo de nuestras vivencias que de pronto se hacen deseo.
Arco y accesorios sioux
Estos pueblos, divididos en naciones, poseían distintos tipos de arcos y accesorios, dependiendo de los que su cultura y ancestral cosstumbre, les impulsara a usar. Generalmente eran arcos cortos, del tipo self bow y flatbow, parecidos al longbow en su forma y no precisamente muy duraderos. Al parecer, estos hombres tenían arcos para distintos tipos de necesidades, siendo el de caza distinto al de guerra.

Zen

Debemos saber que el zen  es una forma del budismo, pero con basamento filosófico japonés.
Sin embargo, el zen  tomó una orientación diferente al budismo. Éste parte de la idea de que la vida es sufrimiento, y en su meditación, se utilizan métodos de concentración y caminos que llevan al discípulo a encontrarse a sí mismo y lograr una comprensión y aceptación de las consecuencias del karma.
El zen se abstrae de cualquier punto de partida y de cualquier punto de llegada. Es puramente llegar a la nada.
En definitiva, el practicante de zen permanece neutral al mundo.
En el zen, el hombre no se ocupa en absoluto de la posición central que le atribuye la mística de occidente.
Lo que el practicante, en difinitiva, busca es su propio centro.
Aquí vamos entrando en el kyudo, o via del arco, que es mucho más que una práctica deportiva, es un verdadero acto ritual que destila la fragancia del zen, en donde el arquero no busca ningún otro blanco que el de su propio corazón.

Kyudo

El ritual consiste en interpretar el significado filosófico del arco y hacerlo comulgar con el espíritu del zen.
En el tiro deportivo, la finalidad es dar en un blanco, lejos del arquero.

En el zen, el arquero apunta hacia su propio interior, hacia sus pensamientos, hacia sus emociones…

El zen conduce a un estado de profunda observación, que tiene por meta la eliminacion consciente e incosciente de todos los automatismos,    de la
Disgregación del espíritu, de los estados de enervación y tensión corporal y mental que a menudo suelen ser el origen de grandes y graves errores.

El arquero zen se ve y se sumerge a sí mismo en “el espíritu como un espejo de agua” (kokoro no mizu),  y alcanza una eficacia mental que le permite liberarse  del miedo y la inseguridad, la inconstancia y el descontrol en todas sus expresiones.
Chuang tsu  explica que el sabio usa su espíritu como un espejo, no niega las cosas que se le presentan, pero no va delante de ellas. Les responde, sin retenerlas. Este es el estado que permite la apreciación inmediata y directa de la realidad, sin que la mente y la afectividad perturben o distorsionen la percepción.
Antes de tirar con el arco, debemos armonizarnos con el mundo que nos rodea y liberarnos de los ruidos y preocupaciones de la vida.
Tirar con el arco, significa desprenderse, separarse, depurarse  hasta retomar la calma silenciosa.
El estado de vacío al lanzar la flecha se denomina muga.
En ese estado de muga, debemos  sortear la barrera que nos separa del resto del universo, construida con los vicios y el ocio, nacido de la pereza,  necedad y debilidad.

Entrenamiento

La primer etapa de aprendizaje se denomina dai chi, en donde el arquero aprende el kata (movimiento preestablecido), de tomar, armar y disparar. Este es el primer paso. En esta etapa se permanece durante mucho tiempo hasta pasar a dai ni, en donde la técnica fue asimilada, incorporada y no se piensan los movimientos. En esta etapa, el arquero puede actuar con la elegancia de un guerrero feudal y la armonía de un monje zen.
Las flechas, el arco y el arquero forman un trébol de energía.
Un arquero zen no se enorgullece por dar en el blanco, ni se ofusca por fallar, él se coloca por encima de los estados anímicos que se inspiran en el logro o la frustración, entiende que son otras fuerzas las que están operando; es otra cosa lo que allí acierta o yerra.
Esta comprensión sólo puede aportarla el estado de muga.
Los arqueros zen se entrenan con la naturaleza, para templar su cuerpo en cascadas de agua helada, o baños al amanecer en algún río de aguas cristalinas. Esto genera una fuente muy poderosa de
Energía, capaz de arrasar con toda causa de enfermedad o debilitamiento físico o mental.
La concentración de la conciencia en el hara (cuatro dedos por debajo del ombligo), es fundamental en la respiración para la búsqueda del ki.
En un antiguo tratado de los tengu (seres de las montañas con alas y cabeza de águila, antecesores de los yamabushi) dice”:

“el camino no se  puede explicar con palabras: es una experiencia real, vivida en el propio cuerpo a través del ejercicio de la fuerza vital o ki. El camino no está ni aquí ni allá. El principio está más allá de la razón, de la lógica y  de la lectura. La verdad debe ser descubierta por cada uno ejercitando dentro de su propio corazón…”

Ritual del tiro

Simbolismo: (nivel dai chi)

Arco: cuerpo- mente.
Tanza: disciplina
Flecha: espíritu.

El arco se dobla hasta adaptarse a la disciplina, recién allí aparece el espíritu. Entonces la disciplina exige al máximo al cuerpo-mente y el espíritu fluye como la flecha descargada desde el arco.